domingo, 26 de enero de 2014

El Día de la Marmota

Los que han rotado Reumatología saben que enseñar con películas es una de las muchas cosas diferentes que hacemos. Una de estas películas y la favorita personal mía es el Día de la Marmota (Groundhog day). En ella , Bill Murray (Phill Connors el protagonista) , es un meteorólogo de TV que tiene que cubrir un aburrido reportaje sobre el día de la Marmota. Se supone que hay una marmota que vive en Punxsutawney que si sale de su madriguera en un 2 de febrero, el invierno será más corto. Después de una tormenta y por una especie de hechizo termina siendo un día que se repite día, tras día, tras día, todos los días .Todos los días el personaje  vive el mismo día y el hechizo solo se rompe hasta que tenga un día donde todas las cosas sean perfectas, tanto en palabras como acciones (ver trailer al fina). Al principio se choca ante esta realidad y hace de todo por autodestruirse, al final descubre que después de todo ningún día había sido exactamente  igual y empieza a buscar por si mismo un día donde todo salga bien. Uno de mis estudiantes me preguntó una vez que diablos tenía que ver la Reumatología con la Marmota y tiene razón, nada. Pero lo que nos sucede en el día a día a nosotros si que tiene que ver y eso es lo que les cuento en esta entrada.
Me explico con lo que me sucede en las mañanas cuando hago mi actividad docente. 
Según mi alterada idea de un día ideal, al arribar al Hospital ya han llegado todos los pacientes que tengo en la mañana,han sido facturados en recepción, el consultorio está abierto y en orden, el aire funcionando perfectamente,el computador es muy rápido,el software de historias está abierto, la clave no se me ha olvidado, el residente ha llegado y está revisando pacientes y los estudiantes están muy juiciosos haciendo una preconsulta que incluye la aplicación de clinimetría (que ya les he enseñado) y revisar la historia clínica para presentar y conocer la patología  del paciente. 
En la vida real, con todas las variantes posibles, la mitad de los pacientes o llegan muy tarde (¨Yo pensé que era por turnos¨) o se vienen muy temprano (En ayunas frecuentemente para ¨agarrar turno¨), el consultorio o el aire, pero alguno de los dos falla, el computador nunca ha sido rápido(al menos desde hace 3 años), la clave se me olvido (¿Otra vez doctor?) , el residente o los estudiantes no han llegado (El Jefe del servicio nos llamó, hay una reunión , teníamos clase, el Decano vino, la entrega de turno, estaba posturno etc , etc) y los estudiantes no han podido revisar la historia (la clave no aparece, no está el residente), ni ayudado con la clinimetria (No aparecen los cuestionarios) ó todavía no han revisado la historia (¨Acabamos de llegar¨, ¨no tuvimos tiempo¨).Y eso que aún no son las 11 y media de la mañana!!!y todavía falta el resto del día y actividades. Es entonces cuando vienen los menos 1 de la Rotación, puestos por el mismísimo Murray-Connors (ver foto arriba).
Cuando estoy por volverme loco dependiendo de cuántas de estas variables han fallado en un día particular es cuando me acuerdo del día de la Marmota.Entonces me tranquilizo y lo sigo intentando. Me quedo pensando o soñando en ese día perfecto ¿cómo sería?. Estas son algunas ideas locas que pasan por mi mente, con las que llevo fantaseando tantos años, soñando despierto.
Me encantaría que mis estudiantes:
  • Se preocuparan por conocer las normas de todos los servicios por donde rotan antes de entrar en ellos para así evitar los comportamientos apoptosicos
  • Revisaran las historias clínicas desde el día anterior para conocer previamente los pacientes, sus historias clínicas y su patología y así poder hacer una mejor presentación de las historias clínicas
  • Estudiaran las enfermedades de los pacientes que ven cada día, es la manera más fácil de estudiar , revisar lo que se ve a diario y las preguntas de la rotación.
  • Llegaran temprano y no se excusaran por todo para poder hacer las cosas con tiempo y concentrarse en lo que hacen. Avisar a tiempo las actividades sería una excelente costumbre.
  • Comprendieran  que  estar ¨posturno¨ no es una enfermedad , condición , alteración , síndrome o patología. Viene con la carrera y hace parte de ella, forma el carácter (Bueno, eso me dijeron a mi y no encontré referencias que los sustenten pero es así).
  • Tuvieran iniciativa, aportando soluciones y no problemas: Es que parece que hay más de uno que le encanta ser ¨Juanito/a Calamidad¨ o el ¨mensajero de malas noticias¨. Ojalá las noticias fueran del tipo de ya vino el ingeniero a arreglara el computador, la enfermera tiene la nueva clave, el paciente vino solo a que le dieran una nueva orden de consulta y ya la hice etc, etc).
  • Se adaptaran a los cambios: Tenemos viejitos en cuerpos jóvenes como Benjamín Button (Así me enseñaron, es difícil cambiar, me cuesta trabajo, no se  etc etc).La carrera se aprende básicamente en las rotaciones y pequeños grupos , de todos debemos aprender y absorber lo que nos aportan para más adelante seleccionar que nos gusta o no.
  • Fueran siempre respetuosos: Algunos les molesta la crítica y toca decir como cuando uno es Padre: ¨Si te corrijo es por tu bien¨. Un poco de humildad respetando a los Profesores , colegas , pacientes etc nunca va a sobrar y va a ser una característica de distinción. Es parte de nuestra tradición tradición hipocrática.
  • Amaran profundamente a su institución: Nada que duela más que aquellos que con una rotación se vuelven ¨voltiarepas¨  y crean que todo lo de fuera es mejor o se hace mejor. Que aprecien el valor de lo aprendido y fortalezcan entre todos el sentido de pertenencia. Hoy en día con estás tecnologías todo se sabe, no hay tanto misterio y podemos comprobar día a día nuestro aprendizaje con el de los mejores lugares del mundo.
De pronto, me despierto, bruscamente. Es otro día  y un nuevo semestre. Seguiré viviendo el día de la Marmota. Pero he descubierto con el tiempo y hace varios años que como le sucede a Phil Connors todos los días por rutinarios que parezcan no son iguales. Phil Connors al final si alcanza un día perfecto , alcanza el amor de su vida y se rompe el misterioso hechizo de vivir todos los días el mismo día. Esa es la meta.
Ser perfecto es imposible, pero tal vez hay que intentarlo aunque estemos llenos de imperfecciones. Por eso, el día de la Marmota es la película de la rotación. Porque pensamos que de tanto intentarlo, algún día lo lograremos.  
¿Tienes tu también días de la Marmota? ¿Como sería para ti el residente/estudiante ideal?¿Se me olvido algo? Si es así pasa por los comentarios y dejas uno.

Enlaces Recomendados
Una lista de enlaces recomendados incluyendo un artículo de PubMed sobre el Residente Ideal y el trailer de la película. Un poco vieja pero es un clásico.



Publicar un comentario